Archivo de la etiqueta: Novgorod

¡Ah, si rompieses los cielos y descendieses! (Is 64, 1)

El icono que se ofrece a nuestros ojos (escuela de Novgorod, siglo XVI)  reproduce el momento en el que Dios decide recrear la humanidad entera. El icono es un tipo de imagen peculiar porque presenta una evolución distinta a la que se desarrolla en el arte occidental. Siguiendo la tradición oriental, el icono filtra severamente toda emotividad debido a su apego casi violento a la tradición dogmática. Según Spidlik, “en él convergen Palabra e Imagen”, el iconógrafo se dirige a la sensibilidad del ojo y del oído a la vez de manera que, tras unos minutos de contemplación, la imagen y el fiel frente a ella inician un diálogo que transforma la mirada en oración.

Icono de la Natividad, escuela de Novgorod, siglo XVI

Icono de la Natividad, escuela de Novgorod, siglo XVI

La contemplación comienza en la figura situada en el extremo inferior derecho que representa al profeta Isaías. Isaías anuncia con insistencia la venida de Cristo Redentor por eso sus vestidos emparentan con los de San Juan Bautista, el precursor, la voz que grita en el desierto que el Reino de Dios está cerca. Si el libro del Eclesiastés exclama con pesimismo: “Dios está en el cielo y nosotros, los hombres, en la tierra”[1], Isaías grita con toda la impaciencia insoportable del alma judía: “¡Oh, si rasgases los cielos y bajases a la tierra!”.  Ante esta plegaria, Dios, que ve la aflicción de su pueblo y conoce sus sufrimientos[2], responde: “El Espíritu Santo vendrá sobre ti y el poder del Altísimo te cubrirá con su sombra”[3].

Sigue leyendo

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Arte sacro, Ensayos, Miradas desde la fe