Archivo de la etiqueta: Capilla del Obisp

Por San Isidro, visitamos la Capilla del Obispo

Con motivo de la reciente festividad de San Isidro, os invitamos a visitar desde nuestro blog la Capilla del Obispo. Esta obra de arte del gótico tardío ha pasado por muchas manos, desde sus propietarios originarios, la familia Vargas, a la casa de Alba, terminando en manos de la Archidiócesis de Madrid, a quien fue cedida por los anteriormente nombrados.

En 1924, la Capilla del Obispo dejó de tener un culto regular. Aún así, se celebraron varios actos de suma relevancia, uno de ellos el 13 de junio de 1930 por don José María Escrivá de Balaguer, fundador del Opus Dei. Nos relata don Álvaro del Portillo que ese día presenció «cómo un joven abogado hablaba de religión a unos cientos de obreros. Cayó muy bien, tuve gran alegría». Nos comenta también que le había oído relatar lo mismo en innumerables ocasiones: «estaba muy emocionado y para vencer dicha emoción se agarró fuertemente con las manos a la reja de la barandilla y con esta posición predicó con todo su ardor a muchos obreros».

La Capilla, también llamada Santa María y San Juan de Letrán, empezó su construcción en el  siglo XV. Posee un gran valor histórico–religioso, pues esta construcción albergó el cuerpo de San Isidro.

puerta

La entrada se realiza por la puerta de Robles, en la que se encuentran talladas diversas imágenes bíblicas: Isaac cargado de leña para el sacrificio de su hijo, Cristo cargando la Cruz camino del calvario, la Anunciación, y el escudo del Obispo compuesto por el de los Vargas y los Carvajales, junto a las cabezas de San Juan y San Pablo.

Accedemos así al claustro que fuera utilizado con anterioridad para realizar procesiones. Desde este patio abierto se tiene acceso a la Iglesia de San Andrés, a la capilla y a la Sacristía.

La puerta de la Capilla, construida por Giralte, posee en su ornamentación igualmente diversas escenas como la expulsión de Adán y Eva del paraíso, o Judit blandiendo la espada. Igualmente aparecen San Juan Bautista y San Juan Evangelista, además del Blasón del obispo.

Una vez dentro de la capilla sobresalen el retablo, los cenotafios y los altares pequeños.

El retablo mayor es de un escultor palentino, discípulo de Berruguete, y se conserva en buen estado, aunque hace unos años se volvió a restaurar, siendo su estado actual excelente. Es dorado, con oro fino y bruñido, según la técnica del estofado con temple de huevo, con el fin de imitar brocado y adornos de telas ricas.fotos-madrid-capilla-obispo-024

Está dividido en tres calles, 3 pisos o cuerpos, a su vez coronados por el ático y presentando en la parte baja los típicos sotobanco y banco.

En el primer cuerpo, podemos ver  de izquierda a derecha:

La Epifania

La Piedad

La Anunciación

Esculturas de apóstoles

En el segundo cuerpo, de izquierda a derecha se puede apreciar;

La Presentación

La Flagelación

Santo Fntierro

Esculturas de apóstoles

En el tercer cuerpo, se contemplamos:

Jesús camino del calvario

Nacimiento y crucifixión

Varios apóstoles y santos

            Escenas que, aunque basadas en la historia bíblica, carecen, como vemos de orden cronológico.

En el ático, se encuentra el busto del Padre Eterno rodeado de las alegorías:

Fe

Esperanza

Prudencia

Fortaleza

El Padre Eterno aparece con los ojos cerrados como no queriendo ver el mundo y sus tragedias diarias…

A ambos lados del retablo podemos observar los cenotafios de Don Francisco Vargas y Doña Inés de Carvajal, que son menores que la de su hijo el Obispo;  realizadas de alabastro de Cogolludo.cenotafio_obispo_Gutierre_Vargas Capilla_Obispo

Se les representa en actitud orante y mirando al altar mayor. A diferencia de sus padres, el Obispo, está respaldado por el capellán mayor y otras dos personas que sujetan cirio y mitra respectivamente.Imagen081

En el Sotocoro, se pueden ver dos altares con las  mismas dimensiones; uno dedicado a San Francisco representando en su éxtasis y el otro a la Virgen de los Desamparados.

El arco del coro fue  restaurado en 1895, momento en el que también se eliminó una cornisa interior, por temor al desprendimiento.

En la última restauración, para subsanar unos problemas de humedad que iban afectar al cenotafio del Obispo y al retablo mayor, hubo de levantarse el suelo de  la capilla, encontrándose unas ruinas de una capilla anterior, un cementerio y la única tumba antropomorfa hasta ahora reconocida en la Comunidad de Madrid.

Esta capilla en su actualidad es llevada por las Hermanitas del Cordero de Madrid y es, sin duda, una visita imprescindible dentro del Patrimonio Religioso de la ciudad.

Andres Iraizoz García

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Actualidad, Arte sacro, Recomendaciones