En primera persona: el detalle oculto de la catedral de Florencia

Enrique Muñoz. Voluntario Nártex en Florencia

Florencia, cuna del arte del Renacimiento, atesora en su catedral una serie de obras de gran nivel artístico. Una de las costumbres más singulares del Renacimiento italiano era la asignación de la ejecución de obras de arte mediante concurso, de esta manera los artistas competían duramente entre ellos. Para dar muestra de esto no tenemos más que remitirnos al concurso celebrado en 1401 en el que se eligió de entre los proyectos de Ghiberti y Brunelleschi al vencedor para la ejecución de las segundas puertas del Baptisterio (siendo las primeras de Andrea Pisano).

Siguiendo la misma línea, en 1433, el Cabildo Catedralicio de la Catedral de Santa María de las Flores convocó a Donatello (1386- 1466) y a Lucca della Robbia (1400- 1482) para la realización de las cantorías, tribunas laterales en las que se ubicaban los cantores que interviniesen en las  celebraciones eucarísticas solemnes. Se instalaron en la zona superior del crucero, sobre las puertas que dan acceso a las sacristías. Hay que reseñar que a su vez sobre las puertas de las mismas encontramos bellas cerámicas vidriadas elaboradas por Lucca della Robbia, en las que se representan los temas de la Resurrección (1444) y la Ascensión (1451).

En concreto la cantoría colocada en un primer momento sobre la sacristía de las misas sería la realizada por Lucca della Robbia. Se trata de una de sus primeras obras, ya que tenemos que tener en cuenta que a diferencia de Donatello, varios años mayor, Lucca tenía 33 años cuando comenzó la realización de esta, una de sus grandes obras. La cantoría guarda la forma de balcón sostenido por grandes ménsulas. La obra se estructura siguiendo una serie de alto relieves tanto en la parte superior como en la zona entre las ménsulas. Además aparece una inscripción latina que recoge el Salmo 150:

Alabad a Dios en su santuario, alabadle en el firmamento de su fuerza,

alabadle por sus grandes hazañas, alabadle por su inmensa grandeza.

Alabadle con clangor de cuerno, alabadle con arpa y con cítara,

alabadle con tamboril y danza, alabadle con laúd y flauta,

alabadle con címbalos sonoros, alabadle con címbalos de aclamación.

Sin duda, este salmo describe la serie de relieves de un clasicismo insuperable en el que aparece una serie de niños músicos con una serie de instrumentos, sacados de este Salmo. Las tendencias clasicistas de Luca están reflejadas claramente, tomando varios modelos de musas y sarcófagos, así como en monedas griegas, de las cuales se toman algunos elementos.

Ambas cantorías fueron desmontadas de su posición en la catedral en 1688, momento en el que se produjo  la unión matrimonial entre dos miembros Medici. Algunas partes de las mismas fueron probablemente reutilizadas en otras obras posteriores. La cantoría de Luca fue reconstruida en 1883, pero desmontada de nuevo tras una reciente restauración.

La disposición de ambas cantorías trata de emular la disposición original, ya que se encuentran a cierta altura. El museo ha decidido poner copias en la cantoría, mientras que los paneles originales están colocados a una altura más baja para que el espectador pueda apreciar mucho más la calidad artística de los paneles.

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Arte sacro, En primera persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s