Arte y arte sacro. Algunas reflexiones

Cuando nos aproximamos al arte se convierte en difícil tarea fijar sus límites y objetivos. Hoy en día, y en consonancia con el relativismo moral que impera en la cultura occidental, se ha dado por buena la máxima de “el  arte por el arte”. La necesidad de autoafirmación del artista y el impulso de subrayar su diferencia con el resto (mercado del arte, marketing, capitalismo), generan un arte tan subjetivo que corre el riesgo de convertirse en un ejercicio incomprensible. Un arte que no puede comunicar, está condenado a ser un simple ejercicio de virtuosismo estéril  Si a esto le sumamos los intereses políticos y propagandísticos, entenderemos que nos acercamos a una peligrosa deriva.  Y es que, como decía Platón, un arte atrofiado es capaz de dañar seriamente a la sociedad que lo acoge.

Ante esta realidad existe una verdadera necesidad de otro tipo de arte. Un arte al servicio del hombre, que muestre la Verdad y la Belleza. Un arte que escape del relativismo y de respuesta a la muerte óntica en la que se encuentra sumido el hombre del siglo XXI. La esperanza del mundo es Cristo y el medio por el que se anuncia es la Iglesia que se ayuda del arte sagrado pero, ¿qué es “arte sacro”? Aquí presentamos algunas reflexiones.

El arte sacro como don del Espíritu Santo

El arte sacro es un don del Espíritu Santo que recibe la Iglesia y que es ofrecido por Ella a toda la humanidad. Es un arte unido intrínsecamente a la misión de la Iglesia en la tierra que no es otra que hacer presente a Cristo presentándolo como Camino, Verdad y Vida. Partiendo de aquí, el arte sacro, queda exento de toda vana pretensión, huye del prestigio del artista o del mecenas y justifica su presencia al situarse siempre al servicio de la Iglesia. Es, puede pensarse, esencialmente utilitarista pues busca facilitar el encuentro con Dios a través de la mirada transformada en oración, es decir, está concebido como vía eficaz que  abre a la persona al misterio de Cristo.

Un arte que salva

Ante este misterio, y por el Espíritu Santo, el hombre que se creía dueño de su existencia se descubre criatura amada por su creador y surge espontáneamente la oración, la contemplación de la obra de Dios, que como dice el Génesis, es Buena (es Bella). Es por esto que Dostoievsky afirma que la Belleza salvará al mundo. Pero ¿qué belleza? hoy la belleza se nos presenta como algo relativo, mutable y subjetivo. Y es que, como señala Evdokimov, no toda belleza salva, es más, la hay que lejos de ser una ayuda para el hombre, lo sume en la oscuridad. La única que libera y redime es la belleza de Cristo. El mismo Cristo del que dice el profeta que desfigurado no parecía hombre, ante el que no se puede fijar la mirada (Is 53). La belleza del Cristo muerto y resucitado por nuestros pecados que mediante la cruz nos da la Vida Eterna. El mismo Cristo, escándalo para los gentiles, locura para los paganos pero fuerza y sabiduría de Dios para los llamados (1Cor 1, 18-23). En palabras de Olivier Clément “la belleza que mana del corazón herido, del corazón consolado por el consolador”.

Dios, por analogía y a través del arte, se revela al hombre en lo más íntimo -en el silencio de la pintura, escultura o arquitectura- y le habla al corazón. El arte sacro es entonces más que la biblia de los que no saben leer, es un ámbito privilegiado para el encuentro con  Dios, que es la Belleza. Es el lugar preparado por Él para los corazones derribados que como Adán y Eva aguardan la venida de Cristo Resucitado.

En próximas entradas veremos cómo el caracter salvífico del arte cristiano se hace presente en obras de arte concretas a lo largo de la historia.

J.A.G.

M. Rupnik
Anástasis (descenso de Cristo a los infiernos)

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Arte sacro, Ensayos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s